Karina Ramirez Karina Ramirez

Exigen a Secretaría General de Gobierno frenar violencia en Guadalupe Victoria

Respaldada por el primer regidor Eduardo Santillán, y grupos de choque, delegada genera violencia, amenaza e intimida a pobladores

Habitantes del pueblo de Guadalupe Victoria exigieron al Secretario General de Gobierno, Luis Felipe Puente Espinosa, su urgente intervención para frenar la violencia generada por la delegada Irma Aurelia Rivera Tello, a quien exigen rendir cuentas por un presunto fraude de hasta tres millones de pesos en el manejo del panteón del pueblo, del cual no reportó ingresos a lo largo de tres años, y cuyo conflicto ya derivó en el homicidio de uno de los vecinos activistas quienes exigen castigo y la entrega de cuentas a los pobladores.

Los afectados señalan que la delegada cuenta con el respaldo del primer regidor Ernesto Santillán Ramírez, y de la policía municipal y ha generado constantes hechos violentos, así como graves amenazas contra los pobladores e integrantes del Consejo de Participación Ciudadana que exigen la rendición de cuentas, lo que ya derivó en el homicidio de uno de los principales activistas.

Desde la tribuna de la Legislatura local, el diputado Faustino de la Cruz recordó que la Secretaría General de Gobierno del estado de México es la instancia facultada para dirimir conflictos a partir de la conciliación y prevención de eventuales episodios de violencia, a través de las policías, para investigar y prevenir posibles delitos, como los que hoy ocurren en Guadalupe Victoria, ante la actuación parcial del gobierno local.

“Se consumaron actos que desvirtuaron e interrumpieron el desarrollo de las Asambleas del pueblo, exasperando aún más el ambiente de crispación, sin que autoridad alguna mediara al respecto. Lo que provocó el incremento del tono en las partes, aduciendo por parte de la Delegación sus vínculos con el H. Ayuntamiento de Ecatepec”, denuncio el diputado local.

Pobladores exigieron a la Fiscalía General del Estado de México, una actuación imparcial para dar seguimiento a la denuncia de fraude por cerca de tres millones de pesos por parte de Irma Rivero, así como en el esclarecimiento del homicidio del líder Eusebio Fragoso, y castigo a los autores intelectuales para terminar con los rumores que difunden autoridades locales para confundir a los pobladores de Guadalupe Victoria.

De acuerdo con afectados, quienes pidieron omitir sus nombres por temor a las agresiones y amenazas, el 4 de julio se realizó la primera asamblea donde más de 300 pobladores desconocieron por unanimidad a Irma Rivera, y retirarle la función del manejo de los panteones por no reportar ingresos a la comunidad, de al menos 150 inhumaciones que podrían llegar hasta los 3 millones de pesos.

Precisaron que el hijo de la delegada, Abraham Sure Rodríguez Rivero, es compadre del primer regidor Eduardo Santillán, quien en meses pasado fue alcalde por ministerio de ley, y utiliza a la policía municipal en su beneficio y para amedrentar a la población.

“El pueblo les cerró las instalaciones de la delegación para que ya no entraran y decidió en las tres asambleas que ella y la delegación no deberían operar los panteones, ni que ingresen en la oficina que fue cerrada con cadena el 6 de agosto, porque los bienes inmuebles son herencia del pueblo, no son del municipio”, acusaron.

Sin embargo, luego de que fue desalojada y desconcida, Irma Rivera ha irrumpido de manera ilegal con violencia apoyada con grupo de choque en las instalaciones de la delegación municipal, bajo resguardo de la policía municipal como el 16 de agosto, y aunque pidieron su detención, los trasladaron en patrullas y antes de llegar al ministerio público fueron dejados en libertad.

Los pobladores de Guadalupe Victoria decidieron conformar una Comisión de Panteones que se encargara de los trámites de inhumaciones y de investigar los cobros realizados a lo largo de tres años, y que Irma Rivera se encargara solo de las tareas de vigilancia, pero ha hecho caso omiso y sigue asumiendo el cobro de ese servicio y trámites desde su domicilio con apoyo de grupos de choque.

De acuerdo con testimonios, la violencia por parte de la delegada, ha escalado a tal nivel para mantener el control económico de los panteones ha llegado a tal grado que “ya pusieron precio” a la cabeza de los integrantes del COPACI y de los activistas que exigen su salida y la rendición de cuentas, por un monto de cinco mil pesos.

Uno de los principales activistas que exigía rendición de cuentas y sanción a la delegada era Eusebio Fragoso, líder social de la comunidad, y docente de profesión, Eusebio Fragoso, quien fue asesinado el 8 de septiembre, por dos sujetos que viajaban en motocicleta y quienes le dispararon de manera directa cuando cerraba su negocio ubicado en Guadalupe Victoria, la misma semana en que la ex delegada irrumpió en las oficinas y “puso precio” a la cabeza de sus opositores.

Los pobladores han iniciado denuncias por fraude y daño en los bienes contra Irma Rivero, pero en las cuales no se ha actuado, pero sí ha tenido efecto una denuncia que ella interpuso contra integrantes del COPACI, acusando una supuesta “intimidación y molestia” en su contra, por lo que incluso la Fiscalía Central para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género determinó medidas de protección.