Shaira Mulia Shaira Mulia

¿MARCHAR PARA CELEBRAR?

#OpiniónYAnálisis por #CynthiaValeriano

Celebrar cuatro años de transformación, fue el objetivo definido por el presidente López Obrador para llevar a cabo la marcha del domingo 27 de noviembre. Volver a las calles, sentir la aprobación de la gente y claro, validar el respaldo popular más allá de las encuestas.

Los datos más conservadores hablan de poco más de un millón 200 mil personas, mientras que el propio secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch habla de poco más de millón y medio. Esta concentración, sin duda, debió ser uno de los eventos más complejos que haya organizado el poder público, en décadas. 

Con una logística impecable, aparentemente con la presencia de ciudadanos de las 32 entidades federativas, pero con una participación mayoritaria de los estados donde gobierna Morena. A decir de algunos la marcha pudo costar entre 1500 y 2000 millones de pesos, paquete todo incluido (torta, matraca, refresco, pasaje y estimulo), es decir, unos mil pesos por persona, con un presidente, por momentos angustiado, ya que nadie quería dejar pasar la oportunidad de acercarse a él a hablar de los incontables problemas que cada uno enfrenta en su propia realidad: Inseguridad creciente, una economía que aún no se recupera, una pobreza que crece, una inflación que se resiste a ceder, empresas que han cerrado, personas que han perdido sus empleos, violencia en las calles, captura del autoridades por los carteles de la delincuencia organizada, etc. ¿habrá cambiado en algo la perspectiva del Presidente?.

Cuando los políticos llegan a posiciones de poder, suelen desapartarse de la sociedad, construyen narrativas, en no pocas ocasiones, totalmente alejadas de la realidad, se olvidan de las demandas y reclamos que se convierten en los insumos que le dan vida a la propia administración del gobierno, se rodean de incondicionales y zalameros miembros de las cortes burocráticas quienes repiten una y otra vez lo que el líder quiere escuchar, hasta que llega la próxima elección.

Mientras el Presidente marchaba con sus incondicionales, funcionarios públicos de todos los niveles, sus aspirantes sucesorios, los beneficiarios de sus programas o los miembros de la guardia nacional, 4 de cada 10 mexicanos caen en condiciones de pobreza laboral.

Por cada grito y proclamo de su nombre y figura, los datos del CONEVAL nos recuerdan que 23 personas de cada 100 en México no tienen los ingresos necesarios, ni siquiera para poder pagar la canasta alimentaria o que el ingreso real per cápita al deflactarlo con la inflación de los alimentos ha provocado que estos caigan de 2,807.49 pesos a 2,601.20, en el tercer trimestre del 2022.

Que cada vez que los gobernadores y gobernadoras, sonrientes, orgullosos de acompañar a su líder político y a quien le deben más que su empleo actual, arengaban a sus respectivos grupos, 5.2 millones de niños y jóvenes abandonaron sus estudios desde el 2021 y por lo tanto, su esperanza de romper el circulo vicios de la pobreza es, por decir lo menos, frágil.

Que por cada “simpatizante” del movimiento que asistió con el paquete todo incluido en la marcha, 6 de cada 10 niños aún no cuentan con el cuadro completo de vacunación, ya que sólo se ha cubierto el 35.8% del total.

Que por cada minuto transcurrido a lo largo de las más de 5 horas que duró la marcha, 53 personas eran víctimas de delitos en todo el país, que en su inmensa mayoría no denuncia ante las autoridades correspondientes (93.2%) por el altísimo nivel de impunidad existente.

Y así, podemos seguir mencionando toda clase de cifras y estadísticas sobre el profundo deterioro de la estructura económica, social y también política del país, ojalá que la marcha del domingo haya provocado un profundo impacto al Presidente, que el contacto con la sociedad nuevamente le devuelva el interés por atender los temas que realmente le importan, que comprenda que México no va tan bien como sus cercanos le dicen al oído y que su deber y compromiso será escuchar y atender los reclamos de todos, no sólo de aquellos a quienes hoy todavía considera los suyos.

Modificado por última vez en Martes, 29 Noviembre 2022 11:04